«Estimado presidente del Consejo Europeo,

Estimado presidente de la Comisión Europea,

Estimados presidentes y primeros ministros,

Estimado amigo,

Las escenas en Ucrania son difíciles de presenciar: mientras esperábamos y trabajábamos para avanzar en un proceso de desescalada, nuestros temores y advertencias se han hecho realidad trágicamente esta mañana. El presidente Putin desató la guerra en Europa.

Eso es rudo. Las ciudades, las regiones, las capitales de las naciones independientes no deben ser arrebatadas. Esto es del mundo del pasado doloroso. Nunca debe volver.

Los responsables políticos del Parlamento Europeo han sido claros esta mañana y el martes celebraremos un pleno extraordinario sobre la situación. Estamos unidos en nuestra condena y en nuestra solidaridad.

La invasión rusa de Ucrania es parte de la agenda de desestabilización del presidente Putin. Es un camino que llevará al Kremlin a una confrontación directa con Europa y el orden mundial basado en reglas. Es una forma que enfrenta el autoritarismo con la democracia. Es un camino que no podemos dejarlo ir sin obstáculos.

Ucrania es un país que abrazó la democracia y la libertad, que creía que podía abrirse camino por sí mismo. Mirando alrededor de la mesa, veo a los Jefes de Estado o de Gobierno de los Estados miembros cuyos pueblos creían lo mismo. No podemos dejar a Ucrania sola. Por ellos y por nosotros. Debemos mostrar verdadera solidaridad con el pueblo de Ucrania que se despertó hoy con su peor pesadilla.

También debemos mostrar solidaridad con las personas desplazadas y con los vecinos inmediatos de Ucrania en la UE que se enfrentan a desafíos humanitarios y de seguridad. Sé que muchos de ustedes ya han tomado medidas proactivas y pueden contar con el apoyo del Parlamento Europeo.

La Unión Europea se ha mostrado unida y decidida. Hablamos con una sola voz cuando más importaba. Ese debe ser el mensaje que viene de aquí esta noche: que actuaremos juntos, que tenemos la voluntad política y la capacidad estratégica para enfrentar esta amenaza. Que estamos con Ucrania.

Reconocemos la perspectiva europea de Ucrania. Ya tenemos un acuerdo de asociación y un acuerdo de libre comercio, y tenemos una cooperación muy estrecha con Ucrania en muchas áreas, incluida la seguridad energética. Esta es una conversación que debemos tener con nuestros amigos ucranianos.

Europa representa una forma de vida que abraza la libertad y la democracia. Esta es nuestra fuerza.

No debemos permitir que nuestra determinación se diluya por una Rusia agresiva que promueve un conjunto de valores muy diferentes a los nuestros. Esto mira hacia las esferas de influencia más que hacia los círculos de cooperación.

Si tenemos la tentación de conformarnos, de dar un paso atrás, pronto enfrentaremos otro ultimátum. ¿Y entonces que?

Hoy nos enfrentamos a una amenaza que no creamos, que no provocamos, que no invitamos. Ante esta agresión, demostramos que hacer lo correcto también es lo sensato.

  • Es correcto y sensato mostrar solidaridad práctica con Ucrania, como lo hemos hecho con los 1 200 millones de euros en ayuda, como lo hemos hecho con nuestras declaraciones y nuestras acciones. El pueblo de Ucrania necesita saber que estamos con ellos.

  • Es correcto y sensato mostrar a nuestros ciudadanos en los países bálticos y vecinos que nuestros valores son importantes. Que estamos dispuestos a pagar un precio por ello si es necesario. Debemos reiterar esto, sabiendo que los ojos de los pueblos de Moldavia, Bielorrusia y Georgia están puestos en nosotros.

  • Es correcto y razonable haber detenido el proyecto Nord Stream 2, tal vez incluso ir más allá.

  • Y es correcto y razonable imponer sanciones masivas, duras y sin precedentes a Rusia. Necesitamos más, y deben ser de mayor alcance, incluida la prohibición de Rusia del sistema SWIFT, sanciones individuales sin que nadie esté fuera de la mesa. Entonces necesitamos el mismo compromiso para desarrollar una auténtica Unión Europea de Seguridad y Defensa

Permítanme abordar brevemente dos puntos que no podemos ignorar.

Todos entendemos que la amenaza va más allá de lo inmediato y que existen implicaciones reales para nuestra seguridad energética. No podemos ignorar que tenemos Estados miembros que dependen totalmente del gas ruso. Necesitamos diversificar nuestras soluciones energéticas e invertir fuertemente en Europa y en energías renovables.

La duda, la inestabilidad y sembrar el miedo acompañan a la maquinaria bélica convencional del Kremlin. Esta guerra también se está librando en línea. La narrativa apoyada por Putin, una campaña de desinformación coordinada, se está extendiendo. Debemos hacer más para contrarrestar la reescritura tóxica de la historia. Permítanme asegurarles que el Parlamento Europeo y sus diputados están comprometidos a hacer avanzar el mensaje de Europa

Finalmente, permítanme decir que el Kremlin ha considerado durante mucho tiempo comprar su entrada a Europa. Es hora de cerrar todas las lagunas, poner fin al peligroso fenómeno de los pasaportes dorados, que son una puerta trasera para la ciudadanía europea, y garantizar que el dinero ruso no se vuelva tan crítico como el gas ruso.

En última instancia, así es como logramos nuestra autonomía estratégica.

Gracias».



Source link

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.