Desastre del Wakahari en Nueva Zelanda

Continúan las labores de rescate tras la erupción del volcán Wakahari en White Island, Nueva Zelanda. Se cree que 16 personas murieron tras la erupción, 31 personas han resultado heridas (de las cuales 11 se encuentran en estado crítico).

El equipo de rescate de la Fuerza de Defensa de Nueva Zelanda está trabajando con equipos de buceo y aparatos respiratorios en la búsqueda de dos cuerpos más. El material del grupo de rescate se utiliza de modo preventivo debido a que se exponen a gases tóxicos liberados por el volcán, ya que tienen que sumergirse en aguas contaminadas y en condiciones de visibilidad casi nula.

Un equipo de nueve miembros de la Fuerza de Defensa de Nueva Zelanda comenzó ayer una operación de recuperación de la isla desde la primera luz de la mañana, a pesar de las advertencias de una mayor actividad del volcán Wakahari. Recuperaron los cuerpos sin vida de seis personas vistas antes en el área en una misión que duró 4 horas. Y aunque el proceso de identificación fue complejo, se pudo finalizar para transferir los cuerpos en helicóptero a un barco de la marina, el HMNZS Wellington, y llevados a Auckland.

“Las víctimas y sus familias son nuestra prioridad”, dijo el Comandante de operaciones nacionales John Tims.

El país entero ha mostrado su solidaridad a los familiares de las víctimas y a los heridos. La primera ministra de Nueva Zelanda dijo “Este es un momento en el que debemos estar junto a aquellos que han perdido a sus seres queridos en esta tragedia extraordinaria”. “Juntos podemos expresar nuestra tristeza por aquellos que han muerto y han sido heridos. Y nuestro apoyo a sus afligidos familiares y amigos” continuó diciendo Jacinda Ardern.

Es posible que las personas heridas vayan recibiendo el alta durante las próximas semanas. Así lo comunicó el doctor Peter Watson (director médico del condado Manukau) a la Radio Nueva Zelanda. “Algunas personas estarán lo suficientemente estables como para transferirse de regreso a sus países de origen a medida que mejore su situación clínica. Así que podremos hacerlo, no inmediatamente, pero en las próximas semanas”. El médico agregó que para algunos de ellos, es un largo viaje de regreso al Reino Unido o Europa, por lo que tendrán que mejorar significativamente antes de que puedan ser trasladados.

La erupción del volcán ha sido un desastre natural cuyas dimensiones todavía se desconocen. El equipo de rescate ha dicho que durante sus labores ha visto una gran cantidad de peces y anguilas muertos arrastrados a la orilla y flotando en el agua. John Tims, comandante de operaciones nacionales, declaró que el agua alrededor de la isla está contaminada. Lo que requiere que los buzos tomen precauciones adicionales para garantizar su seguridad. “Cada vez que salen a la superficie, los buzos se descontaminan con agua dulce “, dijo el comandante John Tims.

Fuente: RTE

Deja un comentario