Round Up y el Glifosato de Bayer – Monsanto

Round Up, el herbicida estrella de la marca Monsanto compuesto por Glifosato, ha sido considerado altamente cancerígeno al relacionarse su uso con la aparición de cáncer en multitud de casos. En 2015, la OMS incluyó este producto en en el nivel 2 de productos cancerígenos. El éxito de Round Up se debe a su eficacia a la hora de eliminar hierbas y arbustos perennes, por eso se ha convertido en el más utilizado en el mundo. 

Este plaguicida ha sido estudiado por Robert Bellé, fundador y miembro del equipo Ciclo Celular y Desarrollo de la Unidad de Investigación “Mar y Salud”, en la estación biológica de Roscoff (Francia). En sus publicaciones reveló al Gobierno francés que el principio activo del Glifosato provoca los primeros efectos del cancer en la salud humana al interrumpir el proceso de división celular.

La Comisión Europea lo cataloga como un producto tóxico para organismos acuáticos y cerca de 17 países ya han prohibido su comercialización y uso agrario:

En marzo de 2019, Vietnam prohibió la importación de herbicidas basados en Glifosato. En abril del mismo año, Malawi se convirtió en el primer país africano en anunciar la suspensión de la importación de Glifosato.

Entre 2017 y 2018, el glifosato se prohibió en Italia, Bermudas, San Vicente y las Granadinas, Bélgica, Holanda, República Checa, Dinamarca, Francia prohibe su uso en espacios verdes públicos.

Sri Lanka, Omán, Arabia Saudita, Kuwait, Emiratos Árabes Unidos, Bahrein y Katar determinaron la misma prohibición sobre el principio activo del Round Up entre los años 2015 y 2016. Otros países como Estados Unidos, Alemania, Argentina o Brasil están avanzando en sus investigaciones sobre el Glifosato y plantean restricciones a su uso. 

Las condenas judiciales contra el Glifosato – Round Up

Cuando Bayer compró Monsanto, hace un año y por 66.000 millones de dólares,  sus inversores cuestionaron los efectos de la fusión ya que el Glifosato se conocía como causante de enfermedades en el organismo. Tras sopesar la decisión de compra, por parte de la dirección de Bayer determinaron que la operación no entrañaba ningún riesgo. Bayer y Monsanto afirman que el herbicida ha sido estudiado durante décadas y los resultados han revelado que no es peligroso para los humanos.

En EEUU, un juez determinó en 2018 que el jardinero Dewayne Johnson contrajo cancer por el uso continuado y exposición al Round Up. Y condenó a Monsanto a indemnizar a Johnson no advertir de los peligros de su producto.

En 2019, otro tribunal de EEUU (esta vez a nivel federal), determinó que el Glifosato de Monsanto era el causante de un nuevo caso de cáncer,  en esa ocasión el demandante era Hardeman. Un hombre que nunca habló con periodistas para contar su caso y se mantuvo en silencio después de recibir la suma de 78 millones de dólares. Pero aseguró ante el jurado que el Round Up era el responsable directo del linfoma no hodgkin que padece (un tipo de leucemia). 

Hay cerca de 9.000 demandantes esperando a que un juez determine si su enfermedad fue contraída a partir el uso del Round Up, lo que se convertiría en un despilfarro de dinero en juicios por parte de la filial de Bayer de perder los próximos casos. Los países que siguen permitiendo el uso de Glifosato se escudan en que no existe otro producto tan eficaz. 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: