Los Tuits y los mensajes de las canciones del rapero Pablo Hasel le han costado una condena de 9 meses de prisión por “enaltecimiento del terrorismo e injurias a la Corona y a instituciones estatales“. Hasel se ha convertido en el primer rapero español que ingresa prisión por su expresión artística contra el sistema establecido en España.

Su detención se produjo en la Universidad de Lleida, donde se atrincheró junto a varios conocidos. El rapero había publicado, en sus redes sociales, que ve humillante acudir por su propio pie a prisión ante una sentencia que considera injusta. “Así que tendrán que venir a secuestrarme”, escribió el rapero.

“Iré a prisión con la cabeza en alto”, Pablo Hasel.

Este rapero es conocido por escribir versos dirigidos a alcaldes, presidentes e incluso a los reyes de España. Según la Audiencia Nacional su estilo, a modo de denuncia, contiene un discurso del odio que no está amparado en la Carta Magna.

“Me encarcelarán con la cabeza alta por no haber cedido a su terror”, publicó Pablo Hasel pocas horas antes de su detención.

Muchas personas y organizaciones, incluyendo a Amnistía Internacional, se han puesto de lado del rapero condenado, por la defensa de la libertad de expresión y de opinión. Un derecho reconocido en la Constitución española, pero que también tiene sus límites en el derecho al honor, a la intimidad personal y a la propia imagen.

Hay una convocatoria de movilizaciones masivas para pedir la libertad del rapero. Estas movilizaciones han llegado a ser violentas, con mobiliario urbano quemado y algunos negocios saqueados en algunas ciudades de Cataluña.

Pablo Hasel se considera un preso político y un revolucionario; ha pedido Amnistía total, y se ha declarado inocente de todo lo que se le imputa. Alegando que las persona que él denuncia han cometido mayores atrocidades y han quedado impunes ante la justicia.

Deja un comentario