//MMS: El suplemento mineral milagroso que promete curar el coronavirus
MMS Suplemento mineral milagroso

MMS: El suplemento mineral milagroso que promete curar el coronavirus

El MMS, o Suplemento Mineral Milagroso (en inglés, Miracle Mineral Solution o Miracle Mineral Suplement), es un medicamento ilegal que promete curar el coronavirus (entre otras enfermedades) en 24 horas. El coronavirus actual, conocido como Covid-19, ya suma más de 40.014 fallecidos en todo el mundo y en España más de 8.269 (cerca del 21,19% respecto al mundo).

El número de víctimas que se cobra este coronavirus aumenta cada día, y está generando la necesidad de optar por unas medidas extremas que, en condiciones normales, no se barajarían. La desgracia de la pérdida de un ser querido, solo la conoce  aquel que pasa por ello. El brote de coronavirus está despertando la desesperación de aquellos que buscan una solución que pueda acabar con la catástrofe.

Actualmente, circulan muchos bulos y estafas que aprovechan la situación para prometer una solución al actual problema. La “Solución Mineral Milagrosa” o MMS que no solo promete ser paliativo contra el COVID-19, también se le atribuye la capacidad de acabar con más patologías.

¿Qué es el MMS y para qué sirve?

El MMS, o Solución Mineral Milagrosa, está compuesto en un 28% de clorito de sodio (NaCLO2) con un activador (ácido clorhídrico HCL o cítrico) disuelto al 4% en agua destilada. El dióxido de cloro es un oxidante selectivo y en el proceso de la oxidación se convierte en oxígeno y cloruro sódico (sal común). A diferencia de otras sustancias no reacciona con la mayoría de los componentes del tejido vivo, no deja residuos, ni se acumula en el cuerpo a largo plazo según estudios toxicológicos de la EPA (U.S. Environmental Protection Agency).

Su denominación le fue otorgada por Jim Humble, un ingeniero que trabajaba en la prospección de oro en la jungla de Guayana y lejos de cualquier hospital. Según Jim, la citada solución salvó tanto su vida como de todo su equipo, de una de las enfermedades más infecciosas del mundo, la malaria. Una historia totalmente real, aunque parezca haber sido sacada de una novela.

El MMS, o Suplemento Mineral Milagroso no es lejía

Aunque en su denominación contiene “cloro”, es muy distinto de Hipoclorito (lejía), aunque es fácilmente confundible. El dióxido de cloro se genera al mezclar el clorito sódico con el ácido, con un olor a piscina. Pero si mezclamos hiperclorito (lejía) con un ácido, se crean gases tóxicos, y bastantes burbujas gaseosas, cosa que no ocurre con el clorito sódico. La toxicidad del dióxido de cloro se da en el caso de inhalación, que no es lo mismo que la ingestión. En caso de inhalación de aire que contenga una gran cantidad de gas de dióxido cloro, puede causar irritación en la garganta, nariz y pulmones.

El dióxido de cloro se empleaba ya hace más de 50 años y con múltiples usos. Se sigue usando como un buen desinfectante en el tratamiento del agua, como blanqueador en los procesos de fabricación de papel y textiles, en producción de alimentos y bebidas con el fin de lavar las frutas y verduras. Así como en los hospitales y otros entornos sanitarios para esterilizar los equipos médicos y de laboratorio. Los investigadores descubrieron que, en las concentraciones apropiadas, el dióxido de cloro es “seguro y eficaz” para eliminar algunos microorganismos como Legionella.

Un medicamento no reconocido por la OMS

Sin embargo, ninguna institución sanitaria lo reconoce como medicamento. La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios emitió una alerta en relación a su uso en 2010, que sigue estando vigente. Hay muchas advertencias sobre sus efectos, tales como vómitos graves, diarrea severa, presión arterial baja potencialmente mortal causada por deshidratación e insuficiencia hepática aguda.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) ha advertido a los consumidores de que no compren o beban cualquiera de estos productos de dióxido de cloro para tratar el COVID-19. Mientras tanto,  los defensores del MMS dicen que si se popularizara sería la ruina de las grandes farmacéuticas. Hasta el momento no hay ninguna prueba que demuestre que el MMS sea capaz de curar el coronavirus.

Experiencias con MMS