Moderna de pueblo

Los “coñodramas” de Moderna de Pueblo

Opinión
Compartir en

Coñodramas es el nuevo comic de Moderna de Pueblo (Raquel Córcoles) en el que cuenta historias de mujeres capaces de todo.

El empoderamiento de la mujer en nuestra sociedad no para de crecer. En España todavía vamos a remolque de Europa; pero cada vez hay más profesiones y carreras  que se abren a la presencia de lo femenino, con la intención de quedarse.

Hoy nosotros, desde nuestra atalaya ciudadana, nos vamos a fijar en una profesión ciertamente singular: la autora de historietas. La mujer que dibuja historias en el arte de la Historieta, la forma comunicadora de los tebeos y cómics. Algo con más de ciento cincuenta años de existencia, pero que siempre había estado producido por hombres; con escasas oportunidades para que las mujeres lo practicasen.

En estas revistas plenas de páginas ilustradas con narraciones humorísticas o de aventuras, siempre figuraban las mujeres, o las hembras en el caso de historias animalescas. Como personajes secundarios, acompañantes de los protagonistas masculinos, bien como novias o esposas fieles y serviciales. 

A partir de 1941, cuando en los Estados Unidos se publicó la primera aventura con una heroína llamada “Wonder Woman”. Fue cuando las mujeres iniciaron su particular asalto a un arte comunicador y de entretenimiento, figurando por méritos propios como seres imitables.

Tras el éxito de este personaje, al estilo de los superhéroes masculinos, los editores descubrieron que tenían un campo virgen. Casi la mitad de la población, sin protagonistas femeninos atrayentes para las mujeres y de paso enamorando a los hombres.

Pronto surgieron autoras, guionistas y dibujantes, que intentaban dar a sus obras el aspecto femenino que se echaba de menos. Ya estaba bien de mujeres despampanantes y sexis, que eran la visión o el ensueño de los seguidores de los cómics; también influidos por el cine, el arte paralelo y hermano, coetáneo en el tiempo y en la creación de nuevos mitos atractivos.

Moderna de Pueblo: Una chica de pueblo que triunfa en la capital.

La batalla por el feminismo y la igualdad en esta profesión, no llegó a España hasta los años cuarenta. Cuando tras la Guerra Civil, las editoriales supervivientes querían volver a publicar colecciones dedicadas a los chicos -pero también a las chicas- y se plantearon hacer series con personajes femeninos protagonistas, como ya se hacía en el resto de Europa y América.

Así empezaron a publicarse seriales como “Mis Chicas”, “Florita”, “Mariló”, “Estrellita”, “Merche”, “Lupita” y algunas otras más; que pronto compitieron con los tebeos masculinos.

Los astutos editores de tebeos asomaron la jeta por los países cercanos como Francia, Bélgica, Italia o Inglaterra, para ver lo que por allí se cocía en la década de los años cincuenta, y decidir lo que podían importar a este país, que arrastraba su posguerra como podía.

Un filón fueron los tebeos románticos y de hadas y princesas enamoradas. Las colecciones de cuadernillos para chicas, que pronto inundaron el mercado, siguieron la pauta de la colección titulada “Azucena”, que alcanzó la muy considerable cifra de mil doscientos títulos semanales.

Tanto en las colecciones de revistas con seriales de una o varias páginas, como en los cuadernillos apaisados, se fueron introduciendo escritoras y dibujantes, dejando constancia de su buen hacer y sustituyendo a los hombres, que hasta entonces eran los que se dedicaban a esta profesión.

Los años sesenta trajeron consigo el triunfo de muchas mujeres, que se hicieron verdaderas profesionales de las historietas y fueron ascendiendo en consideración dentro del mercado y de la industria de los tebeos.

El impacto fulminante de personajes como “Barbarella”, “Jodelle” o “Valentina”, marcaron la llegada de los personajes femeninos que arrasaban. Incluso en España. 

Moderna de Pueblo y los coñodramas de Raquel Córcoles.

Recientemente hemos sido testigos del éxito de una joven creadora en nuestro país: Raquel Córcoles. Quien lleva desde 2010 publicando las historietas de unos personajes inspirados en su propia experiencia y en la realidad más cotidiana. 

Moderna de pueblo relata las vivencias de las chicas que dejan los pueblos y se trasladan a las grandes ciudades, para vivir su vida como ellas quieren.

Su personaje protagonista, una chica de pueblo moderna, ha desmontado las mentiras del ‘mundo Disney’ que le enseñaron de pequeña en Idiotizadas -del que ya se está filmando una película-. Y que ahora se atreve, con Coñodramas, a tocar otros aspectos de la deconstrucción femenina. A través las aventuras espaciales de cuatro chicas, que son “súper” heroínas y quieren salvar el mundo de los ataques de los villanos machirulos y sus propios clichés.

Unas historietas desternillantes, llenas de guiños a las lectoras, que también harán reflexionar a los lectores que se acerquen a ellas.

Además, el volumen tiene toda la apariencia de un tomo de superhéroes estadounidenses, con la recopilación de varios cuadernillos, a cada cual más incisivo.    

Si estás leyendo esta reseña, no lo dejes escapar. Es un libro de 308 páginas, que permite su lectura a retazos, y  destila inteligencia y buen hacer. 

En resumen, ¡un tebeo genial!

Luis-Lorenzo, un ciudadano “moderno”, que también fue de pueblo.

Madrid, febrero 2021.

Deja un comentario