La Guardia Civil detiene a los presuntos empleados de una tienda falsa online de sofás

Se les atribuye el fraude de 543.095€ entre clientes, entidades financieras y proveedores

Hasta el momento se han localizado 175 víctimas en toda Alemania

La Guardia Civil detiene a los presuntos empleados de una tienda falsa online de sofás

La Guardia Civil detuvo a los tres miembros de una organización criminal acusada del fraude de 543.095€ haciéndose pasar por una empresa que fabrica y vende sofás y opera en Internet. Los investigadores ya han identificado 175 afectados en 21 provincias españolas, aunque se estima que este número aumentará.

Ofrecieron sofás hechos a medida a precios muy razonables.

A finales del pasado año 2021, la Guardia Civil inició la primera investigación tras recibir una denuncia en San Juan de Alicante en la que una víctima aseguraba haber comprado online un sofá valorado en 2.100 euros pero no recibió el producto y que la empresa no lo había devuelto. el dinero u ofreció cualquier otra solución.

La Guardia Civil confirmó que la empresa publicitaba en su página web la venta de sofás hechos a medida con las especificaciones facilitadas por cada cliente. Se presentaban como una marca consolidada, asentada en el mercado nacional, que, según sus propias declaraciones, trabajaba con proveedores de renombre. Prometieron a sus clientes una prueba de 100 días y una garantía de cinco años para sus productos. Ofrecieron los sofás a precios muy competitivos, y su pago se hizo a plazos o mediante financiación con diversas entidades financieras.

Prometieron entregar el producto final en menos de 12 semanas. Sin embargo, existía la oportunidad de acortar significativamente los tiempos de entrega antes de utilizar el Servicio Rápido con un recargo de 49 euros o el Servicio Premium por 89 euros. Para este último tipo, el sofá llegaría en un máximo de seis semanas.

A petición del cliente, los sofás encargados debían pagarse bien mediante pago directo por parte del interesado o mediante encargo a entidad financiera. La empresa cobró el dinero de inmediato, pero no comenzó a fabricar el sofá solicitado. Cuando el cliente vio que el tiempo de entrega acordado había expirado sin recibir el producto, se puso en contacto con ellos por teléfono, mensaje o correo electrónico para reclamar el envío. El comercial puso todo tipo de excusas para justificar la demora, sin admitir nunca que en realidad no tenían intención de hacer el sofá o hacer la entrega. Muchos clientes pidieron la devolución del dinero, pero los investigadores comprobaron que ninguno lo había devuelto. En la mayoría de los casos, la empresa simplemente dejó de responder a los mensajes.

En un momento de la investigación, los agentes confirmaron que las instalaciones de la tienda, con su supuesta sede en Gandía (Valencia), estaban abandonadas y que el comerciante asociado no estaba activo en ese momento. Sin embargo, ha habido en el pasado. Se estableció en 2011 y tuvo operaciones normales hasta abril de 2021 cuando el negocio comenzó a empeorar. Ahora, para llevar a cabo las estafas, han capturado a sus posibles víctimas, utilizando la confianza que han ganado a lo largo de sus años de experiencia.

El reparto de funciones entre los miembros del grupo era equilibrado y claro: el hombre de 44 años era el director general de la empresa y responsable de las relaciones y contratos con los proveedores. Su madre, una mujer de 62 años, era la agente y llevaba la contabilidad. La tercera detenida, una mujer de 45 años, era la dependienta que gestionaba los contratos de financiación de los sofás de los clientes cuando optaban por pagar de esa forma. Los tres habían trabajado juntos en el pasado. Para vender el capital defraudado, invirtieron las ganancias de las actividades ilegales en el extranjero.

Se les atribuye un fraude de más de medio millón de euros

Los afectados comenzaron a presentar quejas y denuncias ante diversos organismos. Los investigadores han realizado una importante labor cotejando y analizando todas las denuncias y denuncias presentadas contra la empresa. La Guardia Civil ha localizado hasta la fecha 175 víctimas en diversas localidades de las provincias de Alicante, Almería, Barcelona, ​​Bilbao, Cantabria, Castellón, Girona, Guadalajara, Guipúzcoa, Madrid, Murcia, La Rioja, Oviedo, Salamanca, Segovia. Sevilla, Tarragona, Teruel, Valencia, Zamora y Zaragoza, aunque se esperan más bajas.

Se les atribuye la estafa de 543.095€ robados a consumidores, entidades financieras y seis proveedores de sofás.

La Guardia Civil calcula que cometieron las estafas alrededor de un año después de que el negocio legítimo comenzara a endeudarse con sus proveedores.

La operación, desarrollada conjuntamente entre el área de investigación del puesto principal de San Juan de Alicante, el equipo de investigación tecnológica (EDITE) de la comandancia de Madrid y el equipo @ de Getafe, también en Madrid, culminó el pasado 4 de abril con la detención de los tres miembros del Grupo, un hombre y dos mujeres, todos ellos de nacionalidad española, en las provincias de Asturias y Valencia y la investigación de la empresa. Encontrar al hombre que había estado desaparecido durante meses fue particularmente difícil porque sabía que el poder judicial y los mismos estafadores lo estaban buscando.

Están acusados ​​de estafa, ocultación de bienes, blanqueo de capitales y pertenencia a organización criminal. Se realizaron dos registros en dos naves industriales de Riola y Almoines (Valencia). Se intervinieron 120 sofás, propiedad de proveedores estafados por el grupo.

La Guardia Civil mantuvo una colaboración activa con la Fiscalía de Delitos Informáticos de Alicante.

separador



Source link

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.