La crisis de Bolivia y la caída de Evo Morales

Con la caída de Evo Morales la crisis en Bolivia ha ido en aumento, sus defensores han tomado las calles para protestar por su renuncia obligada y posterior exilio en México. Los bolivianos que piden la vuelta de Evo, se han encontrado con la represión de las fuerzas de seguridad. Más de 24 personas han perdido la vida durante las protestas, 9 de ellos en la manifestación de hoy.

La gran mayoría de los muertos y heridos del viernes en Sacaba, cerca de la ciudad de Cochabamba, recibieron disparos, dijo a The Associated Press Guadalberto Lara, director del Hospital de la ciudad de México. Lo catalogó como la peor violencia que ha visto durante sus 30 años de carrera.

El nuevo Gobierno ha firmado un decreto, el Decreto Supremo No. 4078, que exime de responsabilidad penal a todo personal de las Fuerzas Armadas que participe en los operativos para el restablecimiento del orden interno del país. Un documento que, según la Comisión Interamericana de Derecho Humanos, por su estilo estimula la represión violenta.

Cuba ha anunciado la retirada de sus médicos de Bolivia por el “acoso y maltrato” del nuevo Gobierno.

Jeanine Áñez, la senadora que se auto proclamó presidenta interina de Bolivia tras la marcha de Evo, anunció que su objetivo es promover la transición y convocar nuevas elecciones. También anunció que tenía la intención de prohibir al M.A.S (Movimiento al Socialismo), por haber cometido fraude electoral.

Una acusación que la OEA todavía no ha confirmado, aunque sí que afirmó que hubo irregularidades en los comicios del 20 de octubre. Un nuevo informe ha confirmado la evidencia en contra de que los votos fraudulentos hayan sido decisivos en la elección de Bolivia en 2019.

“Claramente lo que sucedió en Bolivia fue un golpe de estado”, Presidente Correa.

Evo Morales renunció a la presidencia, después de ganar las elecciones, por una sugerencia del ejercito de Bolivia. Pidió asilo en México, lugar en el que se ha establecido. “Nuestro peor delito o pecado es que ideológicamente somos anti imperialistas”, dijo tras ser recibido por el canciller mexicano.

Desde el asilo, Evo ha estado haciendo manifestaciones políticas. Entre ellas, acusa a la OEA de las muertes que se están produciendo en Bolivia desde su marcha. La presidenta interina ha acusado a México de violar el principio de asilo al consentir que Evo Morales siga realizando pronunciamientos políticos. ‘Nos preocupa la actitud del gobierno mexicano frente a los pronunciamientos políticos de Evo Morales porque viola los principios del asilo’, afirmó.

Las acusaciones de fraude electoral

La crisis actual de Bolivia comenzó cuando el ex presidente Evo Morales presentó su candidatura para las elecciones de 2019. Esta candidatura le otorgaría el 4 mandato, un hecho que dividió el país en partidarios y detractores. La oposición hizo un llamamiento a la ciudadanía y anunció movilizaciones ante lo que consideraba un “golpe a la democracia”.

La caída de Evo Morales comenzó el día 20 de octubre de 2019, cuando  ganó las elecciones sin necesidad de ir a la segunda vuelta. Con la anomalía de que ese día, el Tribunal Supremo Electoral suspendió el recuento cuando el avance era del 83%. Con un resultado del 45% de votos para Evo morales y el 38 para su oponente. Después de 23 horas, el Tribunal Supremo Electoral anunció el resto de resultados dándole la victoria a Evo Morales.

Fue entonces cuando la oposición acusó al primer presidente indígena de toda América latina, de haber ganado de manera fraudulenta. El líder opositor, argumentó que el paro del recuento tuvo algo que ver en la victoria de Evo.

Carlos Mesa pidió que se repitan los comicios e hizo un llamamiento a continuar con las protestas si no se celebraba una segunda vuelta. Ante estos hechos, Evo Morales denunció que se estaba gestando un Golpe de Estado desde la oposición. Pero aceptaría ir a la segunda vuelta si se demostraba que había cometido fraude.

Deja un comentario