Ayuso

El resultado de las elecciones por la Comunidad de Madrid ha arrojado una victoria arrolladora de Isabel Díaz Ayuso, la candidata del PP casi roza la mayoría. Ayuso ha duplicado sus resultados respecto a los escaños que consiguió hace dos años, y ha pasado de tener 30 a 64 escaños en 2021.

Isabel Díaz Ayuso, “Moncloa tiene los días contados”.

En las elecciones del 4 de mayo se batió un récord de participación con 3.6 millones de votos, y el resultado ha sido sorprendente por sus consecuencias. No solo el PP ha arrasado en todos los distritos y municipios, sino que Más Madrid se ha posicionado como segunda fuerza política igualando en escaños al PSOE (con 24 escaños). VOX (con 13 escaños) consiguió un escaño más que en las anteriores elecciones; su candidata ha tendido la mano a Ayuso y le ha brindado apoyo en la investidura. Podemos (con 10 escaños) se ha quedado sin Pablo Iglesias tras anunciar su retirada de la política, y Ciudadanos se ha quedado sin representación en Madrid.

Los madrileños han elegido al PP de Ayuso que prometía “Libertad” en su lema de campaña, pero no solo prometía eso. La campaña de Ayuso cargó contra el gobierno de Pedro Sánchez, y contra Podemos sobre todo por la gestión de la crisis sanitaria. “Moncloa tiene los días contados”, dijo Díaz Ayuso en su discurso de celebración; “Hoy empieza un nuevo capítulo en la historia de España”.

Para Ayuso, este resultado es una oportunidad para recuperar el orgullo, el sentido de pertenencia, la convivencia, la unidad y la libertad que necesita España. El objetivo de Isabel Díaz Ayuso era conseguir una mayoría cómoda que le permitiese gobernar sin depender de otros partidos.

Después de la “fiesta de la democracia”, llega la “resaca electoral”.

Los días de campaña electoral por la Comunidad de Madrid han sido los más intensos que se pueden recordar en la historia de la política española. Las cartas amenazantes a Pablo Iglesias e Isabel Díaz Ayuso y la batalla ideológica intensificada en los distintos medios de comunicación, provocaron que los candidatos se negasen a debatir con VOX.

Tras una campaña electoral manchada por la violencia y el desprecio de entre los candidatos de las distintas formaciones, llega la “resaca electoral” en el que los grupos políticos hacen balance de sus aciertos y errores.

Ayuso y Mónica García, los mejores resultados de las elecciones de Madrid.

  • Isabel Díaz Ayuso y el Partido Popular de Madrid.

Isabel Díaz Ayuso pidió a sus electores margen para gobernar sin otras formaciones. Esto le hizo desmarcarse del discurso de todas las demás formaciones que presuponían sendos pactos como la propuesta inicial de Pablo Iglesias a Más Madrid de comparecer en la misma lista. Al pedir este apoyo lanzaba el mensaje de estabilidad que tendría la Asamblea de Madrid a la hora de llevar a cabo algunas propuestas. Fortaleció el discurso de un Madrid multicultural y apeló a la libertad. Prometer más libertad en una era de restricciones por la pandemia es un movimiento magistral en una campaña electoral.

  • Mónica García y Más Madrid.

Mónica García, de Más Madrid, rechazó la propuesta de Podemos y centró su discurso en mejorar las opciones sanitarias de los madrileños. Otro movimiento magistral para ganar votos en medio de una pandemia, con la ventaja de que Mónica es licenciada en Medicina y habla con conocimiento de causa. Más Madrid es un movimiento alternativo de regeneración que ha querido distanciarse tanto del PSOE como de Podemos haciéndose ver como un grupo con propuestas únicas.

Peores resultados de las elecciones de Madrid.

  • Ángel Gabilondo y el PSOE de Madrid.

El PSOE, con Ángel Gabilondo al frente, ha sido el partido más perjudicado de estas elecciones (sin contar con Ciudadanos). El candidato de más edad se ha mostrado de manera idealista y ha resultado ser muy influenciable. Esto se notó cuando algunos candidatos acudieron al debate de la SER y Pablo Iglesias decidió abandonar el debate ante la presencia de Rocío Monasterio y sus acusaciones de montaje por las cartas con balas. En principio, la opinión de Gabilondo era la de quedarse y dar la cara; pero finalmente animó a no proseguir con el debate dejando plantados a toda la audiencia.

  • Pablo Iglesias y Podemos de Madrid.

Podemos concurrió a estas elecciones a la desesperada, y con el peor candidato posible. Pablo Iglesias venía de la vicepresidencia del gobierno cargado de un muchas críticas por la gestión de la pandemia. Aunque es un buen orador, y gran ideólogo, es mal estratega al no darse cuenta de que no era su momento para postularse como presidente por la Comunidad de Madrid. Llegó buscando apoyos de los otros partidos y se llevó un chaparrón y salió debilitado cuando se encontró con la espalda de Más Madrid. Y terminó por dejar todos sus cargos en la política institucional.

  • Rocío Monasterio y VOX Madrid.

VOX, con Rocío Monasterio al frente, ha sido la formación acusada de provocar la violencia en los mítines y de sembrar el odio entre los electores. Con una estrategia similar a la de Ayuso (no repartir España antes de ganarla), y a base de cargar contra Pablo Iglesias y su partido; los de VOX se han asegurado no perder los votos que consiguieron en 2019. Han mejorado sus resultados y están dispuestos a permitir un gobierno de Ayuso.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.