El Hat-trick de Messi da vida al FC Barcelona

El FC Barcelona sigue al frente de la tabla clasificatoria de la Liga Santander después de ganar al Celta de Vigo en el Camp Nou. El equipo blaugrana encajó 4-1 a un Celta de Vigo que estrenaba entrenador, Óscar García, en la jornada 13 de liga.

Después de perder contra el Levante y de empatar contra el Slavia de Praga, Valverde convocó a los titulares Ter Stegen, Semedo, Piqué, Umtiti, Junior Firpo, Sergi Roberto, De Jong, Arthur, Messi, Griezmann y Ansu Fati, con el dibujo táctico de un 4-3-3. Rubén Blanco, Hugo Mallo, Aidoo, Araújo, Olaza, Lobotka, Pape Cheikh, Fran Beltrán, Sisto, Iago Aspas y Juncá fueron los elegidos por el técnico Óscar García que no solo se estrenaba en el Celta de Vigo, si no que también lo hacía como entrenador de primera división.

El Barça salió a despejar dudas ante un rival que, en líneas generales, se le ha dado siempre bien. La primera parte transcurió sin muchos detalles destacables. El equipo de Vigo comenzó apretando a los de Valverde al juntar las líneas defensivas, ambos conjuntos mostraron un nivel muy equilibrado y desarrollaron las principales jugadas en el centro del campo.

El primer gol fue fruto de un penalti transformado por Messi en el minuto 23, el arbitro pitó la máxima pena después de que el balón tocase la mano de Aidoo en su área. Nadie protestó porque la mano fue clara, Messi lanzó con tranquilidad y el portero se tiró al lado contrario dejando que el balón rodase hacia el interior de la portería.

Hubo pocas ocasiones en el Camp Nou durante la primera parte. El Celta de Vigo sacaba el balón tocando con rapidez pero sin llegar a crear preocupación en el área de Ter Steguen. Hasta que en el minuto 42, cerca del descanso, el árbitro pitó una falta en el borde del área a favor del Celta. Olaza se encargó de transformar el gol, tras un disparo de falta directa que desde un principio parecía que iba a “chutar” Aspas.

Parecía que el primer tiempo iba a terminar con empate en el marcador, pero Messi no tardó en revolucionar el partido. En el minuto 46 del tiempo añadido, el celta fue penalizado con una amarilla, debido a un agarrón de Fran Beltrán a Arthur. Messi transformó la falta en gol con un impresionante disparo al que, sencillamente, Raúl Blanco no pudo llegar.

El segundo tiempo comenzó con un Barcelona más estructurado, a pesar de la ventaja del FC Barcelona en el marcador, el partido estuvo igualado durante los siguientes. Ambos equipos presionaban con la misma intensidad, pero las faltas le pasaron factura al Celta de Vigo. Cerca del minuto 48, Messi transformó en gol una falta muy parecida a la de la primera parte. Las faltas

Con  solo 17 años, Messi entrenaba los lanzamientos de falta todos los días para que le saliesen mejor. Hoy en día es el mejor lanzador de faltas del mundo. Con este gol Messi firma su 34 hat-trick en liga e iguala a Cristiano Ronaldo.

El luminoso marcaba 3-1 y los de Valverde respiraban tranquilos sabiéndose salvadores del liderato en liga. Defensivamente, el Barça comenzó a jugar mucho mejor que su rival. En ataque, movían el balón pero sin encontrar un hueco por el que entrar a la portería de Rubén Blanco. Hasta que en el minuto 85, Dembélé se inventó una jugada individual cuyo centro fue despejado por Juncá a los pies de Busquets que estaba solo. El  centro campista del Barça hizo un disparo limpio que terminó en gol.

El partido terminó sin muchos detalles por parte de los dos equipos, el encuentro se decidió con las jugadas a balón parado. Valverde ha salvado la jornada y agradece la actuación de Messi, “es imposible no depender de él, es nuestra ventaja y los contrarios lo saben y lo temen”, dijo en rueda de prensa.

Fuente Imagen: FC Barcelona

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *