Covid-19 Corea del Sur

Corea del Sur: el modelo a seguir por todo el mundo en la gestión del Covid-19

Corea del Sur se ha convertido en el país que mejor ha gestionado la crisis del Covid-19,  una enfermedad que ya ha afectado a más de 1.292.564 personas en todo el mundo.

Corea del Sur como modelo a seguir para España

Se han confirmado 10.284 casos en Corea del Sur, de los cuales 6.598 se han curado (o sea un 64,16%) y 186 han fallecido. Estos datos han convertido a Corea del Sur en un modelo a seguir por España, país que ha sido castigado con 135.032 casos positivos de coronavirus. De los cuales, más de 40.437 se han curado (un 29,94% de los casos) frente a los 13.055 casos de fallecidos.

La gestión de la crisis sanitaria del Covid-19 ha sido muy diferente en todo el mundo, especialmente en estos dos países. A pesar de tener similitudes en su población, España cuenta con 47 millones de personas y Corea del sur tiene 51 millones de personas, la gestión de Corea del Sur ha demostrado ser más efectiva. Aunque a Corea del Sur le tocó pasar por ella antes y con menos tiempo de preparación a su disposición. De modo que, a comienzos de marzo, Corea del Sur contaba con mas de 7000 casos y España apenas tenía 500.

Corea del Sur hizo una gestión ejemplar del Covid-19 para todo el mundo

El éxito de Corea del Sur no solo está en las medidas tomadas por su Gobierno, el conocimiento del virus ayudó a su control y gestión sobre la población.

Así nos lo explica el profesor Kim Woo-Joo, del Hospital Universitario Guro de la Universidad de Corea, en una entrevista llevada a cabo por el equipo Asian Boss. En ella revela el conocimiento y las claves del éxito ante el Covid-19. Para ponernos en contexto, nos lleva al pasado recordando que bajo su cargo, desde 1990, ha pasado por la era de tuberculosis, Sida, Varicela, SARS en 2013, Gripe porcina de 2009, Ébola en 2014, MERS en 2015 y ahora Covid-19. A pesar de todas estas epidemias y pandemias, confirma que el Covid-19 es la más complicada de todas anteriores.

Normalmente cuando una persona enferma, en 2 semanas, desarrolla anticuerpos que hacen que no se vuelva a enfermar del mismo virus una vez que se hayan pasado los síntomas. No obstante, con el Covid-19 no ocurre lo mismo, por lo menos así se ha visto en un 30% de pacientes. Quienes, después de una semana de curación, han vuelto a tener los síntomas de COVID-19. Algo así como una “re-activación” del virus, lo que aumenta su complejidad y peligrosidad.

Mascarillas y guantes para todo el mundo

Se ha visto que prácticamente toda la población surcoreana llevaba mascarillas casi desde el principio de la pandemia, en la que el gobierno surcoreano jugó un papel muy importante. Contactó e intervino en la fabricación y reparto de mascarillas a todos los ciudadanos. Ante el agotamiento de las mascarillas, el pánico y la demanda del público, empezaron a suministrarlas a las farmacias por un precio muy bajo. Por poco más de 1 dólar cada una, las mascarillas se distribuyeron por el año de nacimiento con un límite de compra de 2 mascarillas por semana. Esto aportó seguridad, tranquilidad y accesibilidad a todo el público.

Test masivos para saber quién está infectado

Al no poder  desarrollar un medicamento ni una vacuna en poco tiempo, los surcoreanos se esforzaron en el método del diagnóstico. Realizaron más de 15.000 pruebas al día y de manera gratuita, bajo la condición de que si da negativo el afectado tiene que pagar 140 dólares, el precio de la prueba. Pero si da positivo, el gobierno cubre los gastos, en un país cuyo modelo de sistema sanitario es privado.

Geolocalización para evitar el confinamiento masivo de personas

También optaron por vigilar a los pacientes, rastreando su ubicación (por geolocalización) para saber si incumplía o no la cuarentena. Este método vulnera la privacidad de las personas, pero lo hicieron  por la seguridad de los demás. Es más si una persona no registraba síntomas mínimo durante 2 veces al día, un personal sanitario se ponía en contacto con él.  En España  se han fijado especialmente en este punto y ya se ha diseñado una App similar (Open Coronavirus), para que las cuarentenas sean selectivas en vez de masivas. Países como China, Israel o Singapur también utilizaron apps para controlar el virus en su territorio.

La educación, que vino dada por las experiencias previas, la actuación rápida por parte del gobierno y la motivación económica en invertir en I+D, ayudaron a gestionar esta pandemia sin llegar a entrar en un estado de confinamiento y en una paralización económica. “Esto es ciencia, tienes que ser humilde, perderemos en el momento que seamos arrogantes”, concluyó Kim Woo-Joo. “Quizás Europa y EE.UU se confiaron demasiado y no dieron importancia a priorizar el uso de la mascarilla, pero tienes que ser humilde hasta el final, no es fácil hasta que no acabe todo esto”, estas fueron las últimas palabras por el profesor Kim Woo-Joo al acabar la entrevista.

 

Imagen:  Nelson Pérez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *