Codeína: La droga casera de moda entre los jóvenes

Codeína

La codeína, es también conocida como metilmorfina.

La codeína es un narcótico que se utiliza con fines médicos para tratar el dolor, como analgésico, sedante y antitusivo. La sustancia se obtiene de la amapola, la planta del opio, y sus efectos adictivos son similares a los de la morfina. Sus efectos tranquilizantes son la clave para explicar porqué cada vez más jóvenes se sienten atraídos por esta sustancia. Pero pocos conocen sus efectos secundarios y la consumen sin tomar las debidas precauciones.

Este compuesto produce efectos como sensación de euforia, apatía, relajación y somnolencia en el organismo. De manera que muchas personas recurren a ella, en principio, para tratar dolores físicos y posteriormente recurren a ella para tratar dolores emocionales.

La codeína es una sustancia controlada en España y administra exclusivamente con receta médica. Puede venir en forma de tabletas (mezclado con paracetamol) y como ingrediente principal en los jarabes de la tos de grado recetado. Consumir entre 500 ml y 1 g de codeína puede ser mortal en el 50% de los casos.

Codeina jarabe para la tos como droga casera

El uso de medicamentos para la tos como drogas sociales se remonta a los años 60. Ya entonces los músicos de Blues mezclaban Rubitusin con cerveza, en los 80 y los 90  la moda cambió y se pasó a mezclar el jarabe para la tos con un refresco. En la actualidad, bebidas caseras como Lean drink o Sizzurp consideradas como “purple drank” (bebidas púrpuras) son un fenómeno social generalizado desde 2017. Su composición es sencilla: Jarabe para la tos con codeína, chucherías, refresco gaseoso y cubitos de hielo.

También la usan como ansiolítico las veces que se toman psicodélicos como el LSD, ya que tomar benzodiacepinas ayuda a reducir los efectos visuales del LSD.

Para notar los efectos psicoactivos de la codeína, hay que tomar una cantidad elevada en miligramos. Sus efectos son como los efectos de la heroína para el organismo. El peligro que entraña, es que el organismo que asimila este fármaco no solo tiene que procesar la codeína, sino los otros compuestos que se encuentran en los medicamentos legales que se venden en las farmacias. Ya que suele mezclarse con otros fármacos que pueden ser peligrosos si se toman en grandes cantidades.

Un ejemplo claro, es el del paracetamol con codeína. Los médicos recomiendan no excederse de 4 pastillas de paracetamol al día. De lo contrario se podrían producir fallos del hígado (el paracetamol es un hepatotóxico). Aunque hay maneras de separar el paracetamol de la codeína para tomar grandes cantidades de codeína sin el peligro que tiene el paracetamol, el proceso es complicado y no muy efectivo.

Sobredosis por codeína

Desde la década de los años 90, varios artistas musicales han promovido el consumo de drogas como el cannabis y la codeína hasta convertirlos en un símbolo y estilo de vida. Varios artistas de hip hop han muerto por sobredosis de codeína. Una sobredosis de codeína provoca una disfunción pronunciada del sistema cardiovascular y del sistema nervioso central, insuficiencia respiratoria e inconsciencia. Un riesgo que aumenta cuando se mezcla con alcohol y otros depresores.

“La diferencia entre un fármaco y un veneno es la dosis” Paracelso.

 

Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: