Acaba con un grupo criminal que se especializa en robar cables ferroviarios de alto voltaje


Acaba con un grupo criminal que se especializa en robar cables ferroviarios de alto voltaje

Los daños causados ​​ascienden a 360.000 euros y los perjuicios resultantes a más de 3 millones de euros

Detenidas seis personas, cuatro de las cuales ya ingresaron en prisión

Se han resuelto más de 30 delitos en las provincias de Castellón, Valencia, Tarragona, Girona, Lleida y Barcelona

Acaba con un grupo criminal que se especializa en robar cables ferroviarios de alto voltaje

La Guardia Civil detuvo en Barcelona a seis personas en el marco de la Operación Feeder, que desmanteló por completo un grupo delictivo especializado en el robo de líneas de alta tensión de vías férreas en varias provincias.

La estimación de los daños causados ​​asciende a más de 360.000 euros. Asimismo, estos daños han causado daños por más de 3 millones de euros.

Además de las pérdidas económicas directamente vinculadas a los materiales sustraídos, los usuarios son los últimos en sufrir las consecuencias de estos actos delictivos que han provocado desvíos de trenes, retrasos y cierres de estaciones.

Las investigaciones comenzaron en enero de 2022 y se han esclarecido más de 30 delitos, la mayoría de ellos en el llamado “Corredor Mediterráneo”, una infraestructura clave que es el segundo eje ferroviario más importante de España.

La organización criminal estaba formada por seis personas, cada una de las cuales tenía un rol muy específico. Cuatro de ellos se desplazaron hasta el lugar donde tenían previsto tender una emboscada y estuvieron hasta tres días en la zona antes de poner en marcha sus planes, y los otros dos mantuvieron contacto telefónico en tiempo real desde Barcelona durante los hechos.

modus operandi

Las cuatro personas involucradas físicamente en los robos fueron separadas y ubicadas estratégicamente, coordinándose directamente con sus dispositivos móviles. En un momento, uno de ellos, tras romper el cerco perimetral, ingresó a las subestaciones y, mediante una operación muy específica y única de este grupo, logró dejar sin tensión uno de los cables que suministra la energía necesaria para el funcionamiento de los trenes (3.300 voltios). Esta operación se llevó a cabo de tal forma que la entidad económica pública encargada de la red ferroviaria española no se percató de la falta de tensión.

En el momento en que el cable estuvo muerto, los otros miembros del grupo comenzaron su tarea. Uno de ellos trepó a una altura de unos tres metros y, con una herramienta hecha especialmente para ellos, cortó el cable de 300 mm y lo arrojó a las vías. Otros dos miembros comenzaron a desenrollarlo y cortarlo en secciones de unos diez metros de largo. Cada metro lineal de este tipo de cable pesa 2,8 kilogramos y en el mismo caso alcanza más de 800 metros, es decir, unos 2.500 kilogramos de carga.

Una vez cargados en los vehículos y en contacto directo con los dos integrantes del grupo que se encontraban en Barcelona, ​​transportaron el botín en vehículos de gran tonelaje. En determinadas ocasiones escondían la carga en naves cercanas a los hechos, días después de su traslado y eventual venta.

El grupo delictivo tenía su sede en la provincia de Barcelona, ​​donde disponían de diferentes niveles logísticos para la venta del material sustraído.

Tras analizar toda la información, los investigadores determinaron el próximo objetivo de la organización, desencadenando la fase final de la operación y la detención de todos sus miembros en Barcelona.

Los seis miembros de la organización fueron detenidos por pertenecer a una organización criminal y como presuntos autores de 31 delitos, entre ellos robo con violencia, robo y uso de vehículos a motor, delitos penales y delitos en curso contra la seguridad vial. Todo esto sucedió en las provincias de Girona, Barcelona, ​​Tarragona, Lérida, Castellón y Valencia.

Se intervinieron tres vehículos, todos los dispositivos móviles de los integrantes del grupo, así como herramientas específicas para cometer los hechos y prendas de vestir con las que se hacían pasar por trabajadores de distintas empresas autorizadas para realizar trabajos en las vías.

Las investigaciones y coordinaciones judiciales llevadas a cabo por el Juzgado General número 4 de Sagunto (Valencia) finalizaron con la detención de cuatro de los detenidos.

La operación ha sido realizada por el Equipo de Patrimonio de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Castellón.

separador



Source link

Staff Reporter

The Journalists of this publications identities have been hidden for their own safety and all published writing go through our Editor “Gilberto Ewale Masa” for facts checking before publication.


Descubre más desde Free Press Info

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.